Sin embargo con el tiempo crece y crece mas. Es bueno tener donde volver con los huesos cansados y la mirada llena de cielos nuevos y lejanos. Con el viento y la altura en el recuerdo, los aromas en la memoria y la sensacion de hambre de mas. De mas  mundo,  mas conocimiento,  mas sorpresa, y mas paz en medio de la guerra. Mientras los recuerdos se agolpan en el desván la carrera sigue y yo no se parar. Por eso sigo viajando en mi mundo interior gastando el asiento delante del ordenador. Cazando musicas en las lejanas praderas de la Red y compartiendo mis presas con todo el que me lo pide. Comiendome la vida a mordiscos. Pero sigamos el viaje.
 
El Mundo es grande